domingo, 22 de enero de 2012

DAVID GINER MOLLÁ - Joven Militar en Estado Vegetativo

David Giner Mollá es un joven ex militar, quién sufrío un infarto y quedó en estado vegetativo irreversible. Seguramente alguien conocerá el tema por las noticias recientes en televisión:
http://youtu.be/Qxodpm5L6zY
O conocerá el grupo en facebook cuyo título reza así JUSTICIA PARA DAVID ESTA VEGETAL, al que ya se han unido más de 100.000 personas a grito de "¡YO SOY DAVID!" y reclamando una sentencia justa (es decir punitiva sobre el médico que atendió a David, con posible indemnización para el afectado, desde el punto de vista del grupo).

¿Pero realmente son ellos David? ¿Son justas estas personas? ¿Piensan realmente en lo que a David, en su condición actual, le puede aportar ese juicio y su sentencia?
Yo, quién fuí invitado al grupo por un amigo y tuve ocasión de leer y ver lo que ahí se comentaba tuve la impresión de que había una gran hipocresía, no malévola, sino más bién una hipocresía cultural, arraigada, por lo tanto inadvertida por ellos. Más que un grupo de apoyo A DAVID era un grupo que pide VENGAR A DAVID, ignorando por completo el sujeto afectado.

Fuera de lo que es la causa judicial sobre la presunta negligencia médica, me gustaría abordar el caso de David Giner desde una perspectiva humana y compasiva aunque alguna persona, ya necia, ya hipócrita, seguramente tilde este post de todo lo contrario.

David, por lo que he podido deducir, era una persona como cualquier otra: activa, que disfruta de la comunicación con otros humanos y la interacción con su entorno. Sin embargo desde el desafortunado día en que sufrió el infarto se encuentra en un estado VEGETATIVO IRREVERSIBLE. Es decir, no puede hablar, no puede moverse y aparentemente no es consciente absolútamente de nada. Se podría decir que se trata prácticamente de un cadaver caliente. Pero en caso de que no fuera así, y fuera más consciente de lo que médicamente se cree, David debería estar viviendo en una horrible prisión, solo, incomunicado, incapaz de moverse, o de interactuar con el mundo. En ambos casos, la vida para David debe haber perdido cualquier sentido.

Sin embargo su familia parece decidida a mantenerle con vida. Supongo que lo hacen más por ellos mismos que por David, por conservar algo que una vez fué David y que se ha convertido para ellos de forma lenta y sutil, posiblemente egoista, en un objeto de cariño y consuelo.

Pienso qué lo que sería más conveniente para David, según su estado, dista mucho de lo que se llegue a dictaminar en un juicio, de cualquier posible indemnización o cualquier posible castigo sobre el presunto negligente.

No hay comentarios: