martes, 27 de octubre de 2009

Finde en Amsterdam!

Sí, este finde tocó visitar Amsterdam... y es que se celebraba la Conferencia de Blender, que parece ser que le han cogido gustillo a esa ciudad. Así que, estando Holanda a tiro de piedra desde Hamburgo... se nos ocurrio ir por allí a unos cuantos del curro, a ver que contaban.

El viaje en coche fué un auténtico coñazo... de las 4 horas calculadas se nos hicieron 6 por las putas Baustellen... y es que por aquí hay más que en Madrid!

A la una y media de la noche llegamos allí. Nos acogió una amiga de un compi de curro, que la conoció cuando fué a la Conferencia del año pasado, a través couchsurfing. A la chica se le ocurrió salir de fiesta a un Pub Karaoke... y aunque estabamos reventadísimos de todo el día y el viaje, no le podiamos decir que no a la anfitriona. Así que estuvimos por ahí rondando hasta las 4 de la mañana.

Al día siguiente, con solo cuatro horas de sueño, nos dirigimos a la Conferencia... El transporte público es una pasada en Amsterdam... ¿Como hacen los tranvías y los taxis para no atropellar a la gente o tener un accidente entre tanto caos aparente en la circulación? Me encantó la ciudad... así como todas esas casas antiguas que llenan la ciudad, con sus muros, tejados y ventanas torcidas. Los canales, en calle sí calle no, con esas viejas barcas. El ferry gratuito que conecta una parte con otra... los cientos de miles de millones de bicicletas!!!
Hay que visitarla ;)



El sabado lo pasamos entero metidos en la conferencia como unos campeones, tomando café, y comiendo bocadillos de humus, lechuga y pepino.

http://www.flickr.com/photos/blendernation/4039616442/sizes/m/


Lo que hubo, aquí lo podeís ver. A mí lo que más me gustó fue la charla sobre arte conceptual, que curiosamente no tenía nada de Blender, pero que te enseñaban un par de programas para ilustrar muy chulos. En especial, Alchemy.

Llegamos al piso de acogida reventadisimos. Pero la anfitriona de nuevo no nos pensaba dejar dormir. Así que después de cenar y hacer un poco el perro en el sofá nos fuimos de nuevo por ahí. A tomarnos cervecitas y jugar al billar. Acabamos volviendo a pateo a casa y parando a repostar en cada pub que encontrabamos por el camino... fué un tanto insolito que en un pub-caraoke-de-barrio (se ve que la ciudad está llena) un abuelete pureta nos ofreciera extasis... he de decir que en toda la estancia solo nos metimos cerveza en el cuerpo, yo sugerí de pasarnos por un kofichop, pero la gente no se animó y yo estoy muy viejo para fumarme un peta a caraperro.

Al día siguiente, al levantarnos, ya había relevo para nosotros, una chica de Polonia la mar de simpática que venía a currar a Amsterdam en algo de Derecho Internacional. Así que desayunamos/comimos todos en comunidad. He de decir que la anfitriona se lo curró muchisimo cocinando y sacandonos por ahí, una de las personas más amigables y espontaneas que he conocido.

Y de nuevo carretera y Baustelle...
De vuelta a Hamburgo me invadío aquella misma vieja nostalgía que en la adolescencia me abordaba al regresar a casa de un campamente de verano, una acampada o un viaje con buenos amigos que se había hecho corto.

Lo que sonaba en el coche:



La experiencia me ha gustado mucho. En general mola mucho ver sitios nuevos, comer bocadillos extraños, pedir unas copas en un bar sin estar seguro de lo que te van a poner...
Conocer sitios y gente nueva es siempre una grata experiencia, es una lástima que entre trabajo, falta de dinero y la pereza tengamos tan pocas ocasiones para hacerlo.

No hay comentarios: