martes, 27 de octubre de 2009

Finde en Amsterdam!

Sí, este finde tocó visitar Amsterdam... y es que se celebraba la Conferencia de Blender, que parece ser que le han cogido gustillo a esa ciudad. Así que, estando Holanda a tiro de piedra desde Hamburgo... se nos ocurrio ir por allí a unos cuantos del curro, a ver que contaban.

El viaje en coche fué un auténtico coñazo... de las 4 horas calculadas se nos hicieron 6 por las putas Baustellen... y es que por aquí hay más que en Madrid!

A la una y media de la noche llegamos allí. Nos acogió una amiga de un compi de curro, que la conoció cuando fué a la Conferencia del año pasado, a través couchsurfing. A la chica se le ocurrió salir de fiesta a un Pub Karaoke... y aunque estabamos reventadísimos de todo el día y el viaje, no le podiamos decir que no a la anfitriona. Así que estuvimos por ahí rondando hasta las 4 de la mañana.

Al día siguiente, con solo cuatro horas de sueño, nos dirigimos a la Conferencia... El transporte público es una pasada en Amsterdam... ¿Como hacen los tranvías y los taxis para no atropellar a la gente o tener un accidente entre tanto caos aparente en la circulación? Me encantó la ciudad... así como todas esas casas antiguas que llenan la ciudad, con sus muros, tejados y ventanas torcidas. Los canales, en calle sí calle no, con esas viejas barcas. El ferry gratuito que conecta una parte con otra... los cientos de miles de millones de bicicletas!!!
Hay que visitarla ;)



El sabado lo pasamos entero metidos en la conferencia como unos campeones, tomando café, y comiendo bocadillos de humus, lechuga y pepino.

http://www.flickr.com/photos/blendernation/4039616442/sizes/m/


Lo que hubo, aquí lo podeís ver. A mí lo que más me gustó fue la charla sobre arte conceptual, que curiosamente no tenía nada de Blender, pero que te enseñaban un par de programas para ilustrar muy chulos. En especial, Alchemy.

Llegamos al piso de acogida reventadisimos. Pero la anfitriona de nuevo no nos pensaba dejar dormir. Así que después de cenar y hacer un poco el perro en el sofá nos fuimos de nuevo por ahí. A tomarnos cervecitas y jugar al billar. Acabamos volviendo a pateo a casa y parando a repostar en cada pub que encontrabamos por el camino... fué un tanto insolito que en un pub-caraoke-de-barrio (se ve que la ciudad está llena) un abuelete pureta nos ofreciera extasis... he de decir que en toda la estancia solo nos metimos cerveza en el cuerpo, yo sugerí de pasarnos por un kofichop, pero la gente no se animó y yo estoy muy viejo para fumarme un peta a caraperro.

Al día siguiente, al levantarnos, ya había relevo para nosotros, una chica de Polonia la mar de simpática que venía a currar a Amsterdam en algo de Derecho Internacional. Así que desayunamos/comimos todos en comunidad. He de decir que la anfitriona se lo curró muchisimo cocinando y sacandonos por ahí, una de las personas más amigables y espontaneas que he conocido.

Y de nuevo carretera y Baustelle...
De vuelta a Hamburgo me invadío aquella misma vieja nostalgía que en la adolescencia me abordaba al regresar a casa de un campamente de verano, una acampada o un viaje con buenos amigos que se había hecho corto.

Lo que sonaba en el coche:



La experiencia me ha gustado mucho. En general mola mucho ver sitios nuevos, comer bocadillos extraños, pedir unas copas en un bar sin estar seguro de lo que te van a poner...
Conocer sitios y gente nueva es siempre una grata experiencia, es una lástima que entre trabajo, falta de dinero y la pereza tengamos tan pocas ocasiones para hacerlo.

viernes, 2 de octubre de 2009

Hamburg, Hamburg!!

Y es que llevo ya un mes por aquí y no me he molestado en contar nada sobre esta maravillosa ciudad. Así que me he dicho "hoy toca postear sobre Hamburgo y colgar un par de fotos, para dar envidia".

Lo primero que he de decir, es que Hamburgo es una ciudad grande, con unos 2.000.000 de personas (redondeando hacia arriba). Y no es solo una ciudad... tiene el estatuto de Ciudad-Estado (Ciudad-Provincia, pero aquí se dicen estados, por que Alemania es una república federal). El cacho de terreno que ocupa Hamburgo es como seis veces Valencia. No os echéis las manos a la cabeza, no exagero! es solo que aquí, al contrario que en Valencia, se consturye más a lo ancho que a lo alto. El centro de la ciudad es un lago, que se formó poco a poco desde que en la edad media construyeron una minipresa en el río Alster, sin tener mucha idea sobre los efectos de la erosión y el tiempo. Este lago es tan grande como el centro de Valencia, alcanza de largo desde la estación del norte hasta algo más allá que el nuevo centro, y de ancho es como desde La plaza del ayuntamiento hasta el paseo de la Alameda. Vamos, que el lago se come media Valencia.





Este río, el Alster, desemboca a su vez en el Elbe. A orillas de este se extiende el Puerto de Hamburgo, o como le llaman por aquí "Die Tore Der Welt". El puerto es de una brutalidad proporcional al cauce del río... mirándolo uno olvida que lo que ve NO es un mar.



Nos hacemos a la idea de lo grande que es la ciudad, no?


Cultura y Sociedad!

Una de las cosas más chulas de Hamburgo es que tienes 5 ciudades en una. Yo estuve viviendo el mes pasado por Altona. Esto me vino muy bien para la nostalgia por que tiene algo de parecido al Carmen, pero sin el olor a orín. Está lleno de Pubs (Kneipen se dice aquí) con sus terracitas y abarrotados de gente, en la zona peatonal siempre hay alguien tocando un instrumento o haciendo malabares. Al otro lado de la estación hay una plaza donde todas las mañanas hay mercado montado, con pescado fresco, carne, especias, fruta, etc. Ahora me he mudado a Sternschanze. Me han dicho que es de las mejores zonas para salir, pero aún no he tenido ocasión. Pero si que estuve paseando por las Neuestadt y Altstadt, una zona llena de fincas altas, edificios del siglo XVIII, tiendas de ropa cara y gente con traje y corbata. Lo que más me impresionó fue un movil que vi en un escaparate. El trasto no tenía muchos más accesorios o tecnología que un Nokia de andar por casa, pero lo que le hacía valer el módico precio de 17.500 € era que estaba hecho de oro... también vi un reloj de 8.000, y camisetas (T-Shirt) por 400... así que si algún día uno se cansa de limpiarse el culo con billetes de 100, ya sabe por donde pasarse.

En mi búsqueda desdesperada de piso estuve también por barrios como Eilbek y Barmbeck-Süd... pero me parecieron muy masivos y modulares (edificios iguales colocados uno al lado de otro) o muy "a tomar por el culo" del centro (y por defecto de mi curro). Ahora vivo en un pisito viejo, que recuerda de alguna manera a un albergue, con ducha en la cocina... pero es acogedor y está a solo 10 minutos en bici.

La ciudad también tiene su propio equipo de futbol. Y aunque juega en 2ª (¿o 2ªB?) la gente está más que orgullasa de este. Todo el munto tiene una camiseta del Sankt Pauli por casa. Este equipo tiene dos escudos, uno es el oficial de la liga y el otro el de los aficionados (que es el más conocido).


Y con el curro de momento bien... estos dos días he estado dandole al 3DMAX en la empresa, animando un vikingo lanzado achas y esquivando espadazos para un videojuego (¡En cuanto salga la beta aviso! pero el proyecto está fresquito, así que me da que hasta dentro de un año nada). De momento me lo paso bien, el ambiente es bueno, y los compis simpáticos, en total somos 12 entre Game Designer, Proyect Manager, pragramadores, animadores, diseñadores, y otras cosas que no acabo de entender muy bien que son. Cuando uno se cansa de estar cara a su ordenador viendo a He-Man dar achazos se pasea por los demas ordenadores, a ver los concept arts para los mapas, los modelos que se hacen, que tal va la interfaz, etc.
El horario de curro tambien me hace feliz. Se puede entrar entre las 8 y las 10 (pero como pronto la gente va a las 9) y la hora de terminar oficial son las 6. Luego uno estira ese tiempo o lo acorta según considere, alguno hay que viene a las 10 y se va a las 5. Eso sí, solo hay una hora de descanso, así que uno se puede olvidar de ir a casa a comer o de la siesta. Como adicientes disponemos en el despacho de una Xbox 360 y una PS3, además de una nevera llena de tercios... pero parece ser que estas cosas son algo más bien ornamental, ya que de momento (en realidad me han dicho que siempre) hay bastante trabajo. En la acera de enfrente de nuestro edificio hay también un parque con una mesa de ping pong a la que ya le he echado el ojo. La empresa es jovencita, exíste desde 2006 y comenzó con 4 personas, ahora somos 12. El último entro en Junio de este año y este mes comenzamos las prácticas un programador y yo. La cosa pinta bien, si funcionas acaban fichandote... y el que se encarga de modelar carácteres y crear las texturas, por ejemplo, cuando entró no tenía ni idea de 3DMAX. Pues sí, así ando, regocijandome todo el día en el hecho de que puedo trabajar no solo de algo de lo mío, si no además, en algo que me apasiona.

No es del juego, pero sirve para ilustrarlo.