miércoles, 4 de marzo de 2009

Cómo sabotear un hipermercado.

Tras mucho tiempo de observación he identificado los mejores medios legales/alegales para sabotear un hiper/super.

Aquí tenemos desde la forma más burda hasta el más urdido plan:*

- Método CAOS. En este hay tres modalidades:
  1. Cambiar los productos de sitio. En algún foro he leido que es un método cojonudo para hacer perder dinero a la empresa... Falso. La empresa no pierde dinero, los trabajadores trabajan más o menos horas según lo desordenado que esté todo cada noche por el mismo sueldo mensual. Lo cierto es que el 99% de los compradores solo obervan la etiqueta del precio de la estantería sin prestar atención al texto, así que cambiando productos de un lado a otro provocará que el cliente acabe quejandose en la caja de haberlo visto a otro precio. Esta modalidad solo es práctica en la realidad con los productos de textil, colgando camisetas de 20€ en las perchas de SUPEROFERTA por 2€. EFECTO: Esto asegura que el cliente llegue a la caja, se queje, pare la caja y tenga que venir el cliente a comprobarlo multiplicado por el número de ropa guay de 20€ colocada en la percha de SUPEROFERTAS.
  2. Cambiar la etiqueta de precio de la estantería. Muy práctico en la sección de alimentación, cambiala entre productos del mismo género, nadie va a ver más que el precio. EFECTO: Quejas, quejas y espera.
  3. SUPEROFERTA PIRATA. Observa las etiquetas de precio de las estanterias y los carteles de ofertas, ve a casa, diseña con el photoshop un facsímil con una oferta descabelladamente buena, vuelve al supermercado y colocala donde corresponda. Los clientes irán a la oferta cómo moscas a la miel y colapsarán cajas y atención al cliente en poco tiempo. (Ejemplos: Comprando una cocacola llevesé 1 botella de wisky gratis, Con la compra de cuchillo Jamonero la Pata Negra a mitad de precio) EFECTO: Quejas, espera y cabreo.
- Método RED ALERT. Arranca y despega las alarmas cuadraditas de los productos típicos en los que se encuentran (Jamones y chorizos de los caros, pantalones, camisetas y sudaderas, consolas, etc.) Cuando hayas reunido una buena cantidad dedícate a colocarlos en las zonas poco visibles de los productos que no lo tienen (en las cajas de cerveza, cereales, dentro de calcetines, y todo envase en el que se pueda ocultar una alarma). EFECTO: Bochorno y mosqueo de los clientes, desesperación del cajero y de seguridad.

- Método FUKER. Entra al centro comercial, coge un carro, llenalo hasta desbordarse de productos, déjalo abandonado en algún rincón. Repite la operación tantas veces como ganas tengas de joder. Después comprate una litrona para celebrar la gamberrada. Si alguien te dice algo la respuesta es "Iba a hacer un envío a domicilio pero me acabo de dar cuenta que no llevo la tarjeta de crédito" EFECTO: Muuuuuchos productos que volver a ordenar a última hora. Algunos hasta se pondrán malos, añadomos perdida de dinero pués (¿Un carro de compra lledo de productos congelados? SIIII).


- Método ULTRAFUKER. En sus dos versiones:
  1. Normal: Llena un carro de compra, con lo que te dé más rabia. Haz cola, pon las cosas en la cinta de la caja y deja que el cajero las vaya pasando. Quedate un rato mirando la pantallita donde salen los precios, en plan "no me fio" mientras los productos sin embolsar se van acumulando en la caja, cuando vaya por mitad ponte a recogerlos pausadamente. Llega el momento de pagar y hay media compra en la caja todavía, buscas la cartera, miras en el otro bolsillo, quizá en la chaqueta, ¿Donde coño está mi cartera? Creo que me la he dejado en el coche, ¿Puedo dejar la compra aquí y ahora vuelvo a recogerlo? ¿Sí? Gracias. Dejas media compra en el carro, la otra media en la cinta de salida y NO VUELVES NUNCA MÁS... El resultado de esto es: a) La caja se queda con una compra por pagar en la memoria b) Para quitar un tiquet de tal magnitud de la memoria tiene que ir un jefe o encargado a la caja. c) Hay un montón de cosas para devolver a su sitio y encima de la caja para recoger.
  2. Envio a Domicilio: Versión igual que la anterior pero diciendo que es para que te lo lleven a casa, que jode más por que la cajera tiene que recoger la compra y ordenarla y hace perder más tiempo y más paciencia a la clientela que va detrás.

Lo mejor de estos métodos es que se pueden combinar entre sí, así que un grupo organizado de Terroristas de Supermercado puede provocar una elevada Entropía en un Hipermercado si se lo propone.

* Os habéis fijado que tanto burdo cómo urdir vienen de la jerga textil**
** y que jerga también viene de la jerga textil.

1 comentario:

Santiago alejandro dijo...

los probe todos y los trabajadores qedaron cabreados