jueves, 15 de enero de 2009

Fauna del Hipermercado Anónimo.

Me tocaba servicio a domicilio, acababa de atender a una simpática pareja después de atender a una simpática señora. Detrás de ellos venía una mujer, 30 y, de ceño fruncido mirada crítica y murmurante. Seguro que monta alguna, pensé para mí y no me equivoqué.
- Hola, buenas tardes.
- *murmullos y mala cara*
- Es para servicio a domicilio?
- Si
- Tiene la tarjeta de servicio a domicilio?
- No, y no me la voy a hacer, tengo mis derechos.
- Necesita una tarjeta de servicio a domicilio con sus datos para que se lo podamos enviar a casa.
- ¡Me ampara la ley de protección de datos!
Buenoooooo...
- Y como se lo envío a casa si no tengo su dirección??
- Tu compañero ya me lo hizo otro día.
- Que?
- Me lo apuntó en un papel.
- Vale un momento.
Telefonazo a central, Un cliente que no tiene tarjeta de servicio a domicilio y no quiere hacersela,tomo nota en un papel? No no quiero y le "ampara la ley de protección de datos". Silencio al otro lado del teléfono. Vale.
- Me mandan un papel para tomarle nota señora.
- Es que yo tenía razón. Soy mayor que tú sabés?
no me diga? yo le echaba unos 19...
La señora se vuelve al chico que hacía cola detrás de ella y le suelta "Oye tú, chico de negro, mantén las distancias, que soy una mujer y además mayor que tú". El chico de negro alucinaba "Perdone señora, no le he hecho nada".
- Mantén las distancias. - Lo que diga.

En ese momento el cajero hizo su diagnóstico... Esquizofrenia paranoide. Y no por que estudie medicina, por que tengo un colega que está igual (aunque mucho más sociable) desde que se metió a saber qué pastillas en el cuerpo. Eso y mucha wikipedia.

- Quiero que me traigan un carro y el papel higiénico está roto, que me lo cambien.
- Señora el carro lo cogen los clientes.
- No no, va todo en el precio, puedo estar hasta el lunes esperando.
Telefonazo. El cliente quieren que le traigan un carro y le cambien el papel higiénico por que está roto. No no puede. No. Sí. Gracias.
-Ya lo traen, junto al papel.

Opté por ignorar comentarios y evitar hacerlos, la señora puso la compra para el domicilio como le dío la gana, por que se organizaba ella así y punto. A la hora de tomarle los datos, los tuvo que escribir ella, por que no se fiaba de decirmelos a mi.

- Pero señora, aunque lo apunte usted ¿no ve que luego lo puedo leer CUANDO SE VAYA, lo va a leer el CHICO del servicio a domicilio y además los CAMIONEROS que lleven la compra?

Bien, eso no se lo dije entonces, pero me lo guardo para la próxima vez, seguro que es tan divertido como cruel. Soy una mala persona.

La señora se fue, mi compañero que se encarga del domicilio vino y me excusé por el caos en el carro. - ¿Escribió ella la nota?- Me preguntó. Contesté que sí. Ya se quien es, cada vez que viene la monta gorda (yo tuve suerte), no deja que suban la compra a su casa la tienes que dejar en el rellano.

Este incidente derivó luego en las taquillas cuando nos ibamos en un listado de la fauna dEL HIPER.

El chico enorme y grande que se acerca a la caja, te suelta la peli de Batman delante y te pregunta con una voz totalmente inesperada, aguda y chillona, como sí Coco el de barrio sesamo hubiera estado respirando helio "¿Esta peliiiculaaaa está biiiieeeen? Esque hace ruido, parece que esté sueeeeeelta". Este se está quedando conmigo. "¿Esta peliiiiculaaa está bieeeen? Es que hace ruiiiidoooo?" Repite. Uno que empieza a sudar- El ruido que hace debe ser por la publicidad que hay dentro, no suena a DVD suelto. "Se pueeeeede abriiiiiir para verlo?". Lo despaché diligentemente y agradecí cuando se marchó, relajé la cara y el resto de la jornada tuve una sonrisa en compensacíon a las carcajadas reprimidas.

El asocial que viene con los cheques bancarios de ayuda, he de señalar que no estoy generalizando, es un caso concreto. Me mete, comida, ropa, juguetes y demás para un cheque de higiene...
- No, verá. Nada de esto sirve para este cheque.
- Que sí, que un compañero tuyo me lo hizo el otro día.
- Pués lo hizo mal, vamos, de todas formas telefoneo un momento y me entero si ha cambiado algo.
Tardan en contestar. Mala cara, murmullos, miradas.
- Que el otro día me lo hicieron así!
- Muy bien, yo se lo hago en cuanto me autoricen para hacerlo.
- El próximo día voy a venir con LA LISTA DE COSAS que se pueden pasar y TE VOY A BUSCAR a tí para ponertela en las narices. Es que sí tu no tienes ni PUTA IDEA de como va no es mi culpa!!
-Verá es que estoy trabajando aquí ya un tiempo, y tengo el LOS HUEVOS PELAOS de pasar estos cheques.
- Los huevos pelaos...
- Exacto.

Nunca contesto mal a un cliente, por muy pesado, impertinente, loco o maníatico que sea. Pero en el momento que me hablaron mal me salío del alma. La primera vez.

Silencio. Me contestan, me confirman lo que yo ya sábia para mi gusto y regocijo.
- Que no, que no pasa.
- Bien, pués voy a sacar dinero... vamonos churri.
No volvieron, claro.

Luego también está es que amenaza con partirte la cara, que os va a denunciar a todos, que levanta la mano al repartidor a domicilio y que lo tira literalmente a patadas. Muy querido por todos nosotros.

Otros a destacar son la Gente Pseudo-bien. Que vienen, comprar y se quejan por lo mínimo pidiendo que les beses el culo. Se tienen que conformar con eso, por que en el Corte Inglés los manarían a la mierda a las primeras de cambio.

Y cómo conclusión de todo esto solo me queda escribir ¡QUE DESAHOGO!

2 comentarios: